Pilar y Region

COLUMNA: Protagonistas de nuestra Historia

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

El punto de partida en el desarrollo de nuestro liderazgo, es la interpretación que hacemos de él. Por eso comenzamos con la reflexión si el líder nace o se hace.

Con la misma línea de pensamiento abordaremos el tema de hoy.

Al liderar un equipo nos vamos a encontrar con miles de obstáculos internos (del propio equipo) y externos (del contexto). Son comunes frases como: “El mercado no nos favorece”; “La gente no se alinea a la visión de la empresa”; “El problema es la rotación del personal”; “La competencia es desleal” etc.

Probablemente estas situaciones sucedan y sean ciertas, sin embargo dejar los resultados atados a lo externo es no hacernos cargo del problema. Si el problema está afuera, no tengo ninguna capacidad de resolución.

La impotencia de la víctima

Si consideramos que el problema está afuera, nos estamos poniendo en una posición de víctima. “El mercado no nos favorece” entonces desde este pensamiento no nos hacemos cargo. De lo que si debemos hacernos cargo es de la impotencia que nos genera ser víctimas.

Al ponernos en víctima buscamos despegarnos del problema para evitar las posibles consecuencias de habernos equivocado. Sin embargo, nada más lejos de resolver el problema.

A la víctima la vamos a escuchar decir: “llegué tarde a la reunión porque se atascó el tránsito”; “el producto no se entregó a tiempo porque el material lo mandaron tarde”; “este cliente siempre me hace enojar”. La víctima siempre se despega del problema, y paga las consecuencias de no obtener los resultados que quiere.

Cuando algo sale mal, la víctima busca al “responsable” (culpable) de la situación. Y ya que su energía se centra en buscar culpables y no en buscar soluciones, va a repetir los mismos errores varias veces más, porque no realiza ningún aprendizaje de lo ocurrido.

Escuchamos muchas veces decir “si no sos parte de la solución, no seas parte del problema”. Proponemos exactamente lo contrario: Seamos parte del problema para poder ser parte de la solución.

Seamos parte del problema

Si queremos liderar, el primer paso es hacernos cargo de nuestras acciones, y del futuro que queremos generar. Incluso debemos hacernos cargos de las acciones de nuestro personal si realmente queremos liderar. Se pueden delegar tareas, pero nunca la responsabilidad.

El problema nunca estará afuera, aunque no hayamos sido nosotros los causantes del problema.

A esto Fredy Kofman lo llama “responsabilidad incondicional”. Independientemente de lo que nos pase, somos responsables frente a las circunstancias. Somos nosotros los que decidimos cómo actuar, independientemente de que sea justo o no.

En términos futbolísticos, diríamos “la pelota siempre está de nuestro lado”. Depende de nosotros mismos. Al tomar la responsabilidad incondicional, nos hacemos protagonistas de nuestra historia. Es clave si queremos liderar un equipo, una empresa, o nuestra propia vida.

. Si decidimos ser protagonistas, debemos hacernos cargo, desafiar creencias anticuadas, aceptar el error como parte del aprendizaje. Y si algo no nos sale, poner el problema afuera nos hará impotentes, por eso debemos repensar y cambiar nuestra manera de ver el problema, ¿qué es lo que no estoy pudiendo ver?

Como liderar, ¿cuáles son los resultados que estás obteniendo desde una posición de víctima? ¿Qué necesitarías para pasar de víctima a protagonista? ¿Qué podrías hacer para que la gente de tu equipo tomen la responsabilidad y se hagan protagonistas de lo que quieren generar?

¿El protagonista siempre tiene éxito y consigue lo que quiere?

Claro que no. Sin embargo como dice John Maxwell: “Es más fácil pasar del fracaso al éxito que de las excusas al éxito”.

El protagonista obtendrá paz interior y confianza en sí mismo. Sabrá que el error es parte del aprendizaje y se fortalecerá como persona y como líder.

Para más información Consultora Unity