Destacadas

Ecoplas plantea la nueva infancia sustentable

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

Reciclar es una responsabilidad de todos, y transmitir ese hábito desde los primeros años de vida es fundamental para incrementar tanto la concientización como también el consumo responsable.

Las nuevas generaciones juegan un rol fundamental: la ONU reveló que el 75% del ambiente fue severamente alterado por la acción humana. Ante la importancia que la sociedad esté formada con hábitos positivos, Ecoplas recomienda cuatro tips para compartir con los más pequeños:

  1. Explicarles la importancia del reciclaje – Hablar con ellos sobre cuáles son los motivos por los que se recicla, de manera simple y entretenida para que comprendan su utilidad y el impacto positivo que su ayuda tendrá en el planeta. Esto los concientizará sobre la problemática, la contaminación y, además, ahondará en las consecuencias de su accionar en la salud y la comunidad. El reciclado tiene un efecto beneficioso en la reducción del calentamiento global.
  2. Recurrir a juegos – Proponer ejercicios o actividades lúdicas a través de los cuales aprendan a identificar, separar, reciclar o reutilizar los diferentes tipos de materiales. En nuestro caso, asistimos a escuelas proporcionándoles material educativo para sus bibliotecas. Pero también realizamos un juego que los hace parte del circuito del recurso plástico como consumidores responsables. Así, vivencian en primera persona como una botella, una bolsa, un envase de yogurt, un paquete de fideos, o cientos de empaques más se convierten en caños, ropa, durmientes de trenes, escobillones, útiles o nuevos envases, en un modelo de economía circular.
  3. Realizar manualidades o juguetes – Construir juguetes reutilizando productos plásticos es una actividad entretenida para disfrutar en familia o con amigos, además de ser una alternativa para estimular la imaginación y creatividad. Un claro ejemplo es el impulsado por una película infantil, actualmente en los cines, que reconvierte un tenedor plástico en un juguete.
  4. Educar con el ejemplo – Los niños aprenden por imitación. Por eso, es importante involucrarlos en el proceso desde el hogar. ¿Cómo? Mediante lo que consideran residuos, explicándoles que se pueden reconvertir en nuevos objetos y así se cuidan los recursos naturales y se generan menos residuos. Así, ellos pueden ayudar separando estos materiales y desechándolos lo suficientemente limpios y secos, en la bolsa/cesto verde o negro; o llevándolos a los contenedores, campanas o puntos verdes o sacarlo los días indicados para recolección de reciclables. Además de no hacerlo de adultos, ellos también deben comprender que son un eslabón muy importante y que no se debe abandonar lo comúnmente llamado “basura” en parques, playas o espacios públicos.

Incorporar los conceptos y poner en práctica estos ejercicios a través del juego y el entretenimiento son aspectos clave para asumir este compromiso ambiental. Desde pequeños pueden colaborar hacia la integración, participación y maximización de una economía circular en todo el mundo. Un paso a la vez.