Noticias

El Monitor de la Economía Real dio cuenta los problemas del mercado interno

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

El Ministerio de Producción y Trabajo publicó el Monitor de la Economía Real, que refleja en su “semáforo” la caída de la actividad económica  ante el incremento de la volatilidad cambiaria. El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), difundido por el INDEC, se contrajo 5,8% en septiembre frente al mismo mes de 2017.

No obstante, este escenario encuentra contención en la definición de la nueva estrategia monetaria y la confirmación de un horizonte financiero despejado y de consolidación fiscal. De acuerdo al informe, los sectores dinámicos moderaron los efectos de una demanda interna débil y un aumento en el costo de financiamiento.

El dinamismo exportador, el agro y la producción de energía (petróleo y gas y renovable), junto con la minería, continúan traccionando la cadena productiva. Las exportaciones retomaron el crecimiento en septiembre: sin cereales, oleaginosas, aceites, biodiesel y minerales, crecieron al 13% interanual. Pese a ello, la pérdida de dinamismo del mercado interno y el pico de inflación de septiembre, impactaron en las decisiones de consumo y postergó las de inversión.

La baja de la industria manufacturera se difundió a casi todos los sectores por los últimos efectos de la sequía y la debilidad del mercado interno, aunque hay signos de mejora en los vinculados al agro y las exportaciones. La actividad industrial disminuyó 11,5% en septiembre y acumuló una contracción del 2,1% en lo que va del 2018. El comienzo de la cosecha de trigo y la disipación del efecto de la sequía, impulsó la producción de agroquímicos (que creció luego de siete meses) y  benefició principalmente a la producción de fertilizantes, y a la química básica, que desaceleró su baja. La industria moderaría su ritmo de caída hacia fin de año, en tanto se acomoden los niveles de stocks.

La debilidad del consumo continuó mientras se acentuó la selectividad y se postergaron compras ante la expectativa de una baja en los costos de financiamiento. Pese a ello y a la caída de la actividad, el empleo privado creció y alcanzó a 9 de los 14 sectores. El sector agropecuario fue el principal creador de empleo en agosto con la incorporación de casi 12.500 trabajadores.

En un entorno de tasas de interés todavía muy altas, pero con tendencia a la baja, la nueva política monetaria está mostrando resultados, como un tipo de cambio competitivo y volatilidad acotada. El acuerdo con el FMI despeja el horizonte financiero, mientras la sanción del Presupuesto refleja el compromiso con la consolidación fiscal y la decisión política de alcanzar el equilibrio preservando la inversión social y la continuidad de las obras de infraestructura. “Tanto el acuerdo como la aprobación del presupuesto dan la pauta de una dirección correcta hacia la estabilización de las variables macro que permitirá retomar la senda del crecimiento y visibilizar el efecto de las reformas micro que seguimos implementando”, afirmó Paula Szenkman, secretaria de Transformación Productiva.