Panorama Productivo

La UIA publicó un análisis económico de Brasil y su vínculo con Argentina

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

La economía brasileña es la mayor de América Latina y del hemisferio sur, así como la séptima economía más grande del mundo por PIB (en dólares, corregido por paridad de poder adquisitivo, PPP). El país cuenta con varios sectores económicos grandes y desarrollados como el agrícola, minero, manufacturero y el de servicios. Ha venido expandiendo su presencia en los mercados financieros internacionales y en los mercados de commodities y forma parte del grupo de economías emergentes (BRICS).

Argentina y Brasil son las dos economías más importantes de América del Sur, al representar en conjunto el 63% de su superficie total, el 60% de su población y el 61% de su PBI.

Brasil es responsable del 60% de la producción industrial de la economía sudamericana. Comercializa regularmente con más de una centena de países y el 74% de los bienes exportados son manufacturas. Durante 2002-2013 Brasil creció en promedio 3,7%, 0,2 p.p. por encima del promedio de América Latina, aunque sufrió una de las peores recesiones de su historia entre 2015 y 2016, al acumular una caída del PIB del -7%.

En 2017, Brasil tuvo un leve repunte al crecer su PIB un 1%. En 2018, la economía brasileña confirmó ese repunte con un crecimiento de 1,3%, mientras que la actividad industrial cerró el 2018 con un suba de 1,4%. En 2018, la utilización de la capacidad instalada se ubicó 0,6 p.p. por encima del mínimo de 2016, aunque 5,7 p.p. por debajo del máximo de 2010.

La crisis económica que sufrió Brasil entre 2014 y 2016 provocó el cierre de 13.790 empresas, de las cuales el 90% (12.461) eran manufactureras. La tasa de desempleo creció de 6,2% en 2014 a 13,7% en 2017, mientras que el 2018 cerró con una desocupación de 11,6%.

Al comparar con la situación en 2013, se contrajo 5,5 p.p. el nivel de empleo de la industria manufacturera brasileña, lo que equivale a 1,3 millones de puestos de trabajo menos entre 2013 y 2016. A partir de 2017, la mejora en la actividad económica impulsó la creación de empleo. Esto implicó una caída del desempleo industrial de 0,5 p.p. entre 2017 y 2018.

El frente externo brasilero no presenta graves dificultades, debido al alto nivel de reservas internacionales (USD 374.715 millones, 13% del PIB), la progresiva baja de la tasa de interés de referencia producto de la contención de la inflación (3,8% en 2018), así como un déficit de cuenta corriente casi nulo. Si bien la deuda pública alcanza el 73% del PIB, sólo un 4% corresponde a deuda externa.

Los desafíos económicos del país se centran en la recuperación de la tasa de inversión y del consumo de las familias. El bajo dinamismo de la demanda está relacionado con la incertidumbre sobre el crecimiento futuro de la economía, debido a factores políticos, al déficit fiscal y la fuerte presión
tributaria, cuestiones que desincentivan inversiones.

Brasil es el principal socio comercial de la Argentina: el comercio total entre ambos ascendió a los USD 26.998 millones en 2018, aunque es una cifra 32% menor al récord de 2011. En 2018, Brasil representó 20% de las exportaciones totales y 25% de las importaciones argentinas, y fue destino del 67% de las exportaciones MOI.