Mundo Corporativo

Un estudio de Schneider Electric hizo seguimiento al progreso corporativo de la energía

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

Schneider Electric lanzó el Reporte Corporativo 2019 de Progreso en Sustentabilidad y Energía, que hace una mirada en las tendencias globales, las barreras y las oportunidades que impactan los programas de gestión de la energía y el manejo del carbono de las empresas. A pesar de que los equipos corporativos son responsable de estos esfuerzos, aún hay mejoras que hacer con los fondos y datos, el reporte revela que la mayoría de las grandes compañías han establecido objetivos de sustentabilidad pública – objetivos que han manejado la adopción de estrategias de innovación y tecnologías, y cambiado  las percepciones del valor de la conservación y la acción climática.

Este reporte está basado en una encuesta, completada por GreenBiz Research, de más de 300 profesionales globales responsables de la energía y sustentabilidad en los negocios con más de cien millones de dólares en ingresos anuales.

Más corporaciones ven el beneficio en crear un compromiso público con la energía, reducción de carbono y basura, y están inculcando un cambio en sus organizaciones, con o sin mandatos o regulaciones propuestas por el gobierno. Cerca del 60% de las organizaciones encuestadas tienen o han compartido sus metas con sus clientes, inversionistas y otros stakeholders. Un 9% adicional está considerando compromisos. Otros descubrimientos similares incluyen:

  • 28% de las corporaciones están enfocados y ambiciosos en sus objetivos, uniéndose a iniciativas establecidas tales como RE100, objetivos basados en la ciencia y en el cero desperdicio a vertederos.
  • Organizaciones globales están liderando el cambio; compañías que operan en múltiples regiones están cerca de un 10% más comprometidas a realizar un cambio que aquellas que se encuentran en una sola región.
  • Los negocios establecidos en Europa, ya sea que operan globalmente o localmente, fijan metas públicas más seguido que sus pares de América del Norte – 65% versus 58%, respectivamente.
  • Aquellas compañías que han hecho un compromiso público muestran un consentimiento medioambiental (59%) como meta primaria, más que consideraciones monetarias (52%).
  • Aquellas compañías que han mostrado un compromiso público tienen mayores posibilidades de implementar tecnologías avanzadas tales como renovables dentro y fuera, almacenamiento de baterías y vehículos eléctricos.

“Ahora más que nunca, los líderes de negocios se dan cuenta que hay que tomar las riendas y determinar su rol en un ambiente de evolución energética,” dijo Jean-Pascal Tricoire, Presidente y CEO de Schneider Electric. “Ser un consumidor pasivo es una desventaja operativa y competitiva. Así que, independientemente de la regulación o los mandatos, las compañías están adoptando agresivamente estrategias para reducir las emisiones, aumentar la eficiencia y poner la energía a trabajar para el planeta y sus resultados ”.

Nuevas Oportunidades, Nuevas Barreras

El estudio también reveló que las corporaciones están mirando más allá de las medidas tradicionales de conservación. La eficiencia energética sigue dominando, pero se está moviendo hacía una descarbonización y descentralización continúa, demostrando un interés e inversión en la energía renovable. 52% de las compañías son renovables in situ, 40% han contratado por fuera y 34% está usando certificados energéticos de atributos de energía, tales como créditos de renovación de energía o garantías de origen, para abordar la huella de carbono de la electricidad que compran y consumen. (Alias Emisiones de Alcance 2)

Para aquellos negocios que planean tomar estos y otras iniciativas adicionales, el financiamiento ha demostrado ser un obstáculo. No obstante, la falta de capital quizás no es un obstáculo tan significativo como se percibe.

Los encuestados que no estuvieron de acuerdo con que su departamento «ha tenido éxito en asegurar el presupuesto para iniciativas de energía y / o sostenibilidad» señalaron al capital limitado como la razón un  57% del tiempo. Sin embargo, los encuestadores estuvieron de acuerdo con la declaración del informe que demostró el retorno de la inversión (ROI) y el liderazgo ejecutivo son los que más contribuyen al éxito. Sólo el 10% de ellos identificó que el capital disponible es la razón principal de que los programas sean aprobados y financiados.

Adicionalmente, la falta de datos ya no es visto como un desafío. Pero los datos poco fidedignos e incompletos, mayoritariamente atribuidos a la fuente de la información, y el límite de participación ineficaz ROI. El estudio muestra:

  • Las compañías recolectan datos de casi tres fuentes distintas en promedio.
  • Facturas de utilidad son la más común, seguido por sistemas de manejo de energía; no obstante, 52% de las organizaciones aún usan hojas de cálculo y sólo el 18% recopila datos de los dispositivos de IoT.
  • La barrera más común para usar datos efectivamente son: datos poco fidedignos o incompletos en un 48%, herramientas insuficientes en un 41%, y la falta de experticia interna en un 40%.
  • Solo un 22% de las compañías comparten los datos de energía y sustentabilidad a través de todos sus departamentos –  58% comparte algunos datos y 21% no comparte nada.
  • 90% de los negocios que deciden compartir sus datos en todos los departamentos están de acuerdos en el hecho de que están habilitados para obtener financiamiento, y que probablemente se usará para diversificar el portafolio de tecnologías.