Entrevista

Vichera: «Somos la empresa Nº1 en producción de clones equinos»

Pilar Productivo
Escrito por Pilar Productivo

Hace 8 años que Kheiron comenzó sus operaciones en Pilar. Durante ese 2011 se montó el laboratorio y un año más tarde iniciaron las operaciones comerciales. En el 2013 llegó el nacimiento del primer clon de caballo de polo (Aquí la nota que cubrió Pilarproductivo)  y de ahí en más comenzarían a escribir una parte importante del desarrollo biotecnológico argentino.

Hoy llevan más de 160 clones de caballos de polo y está abriendo otros mercados como los Endurance Árabes y los caballos de salto.

«Los embriones los fabricamos acá en Pilar, una vez que los tenemos se los colocamos a una hembra receptora, ese proceso hoy lo hacemos en San Antonio de Areco. Lo primero que hacemos es tomar una muestra de ADN del animal que tenemos que clonar. Vamos a donde esta ese animal, que puede ser en Argentina u otro país. Esa muestra de ADN la traemos a Pilar, acá se construyen los embriones clones y luego se transfieren a las hembras receptoras y 11 meses después nacen», contó Gabriel Vichera, director de Kheiron, en la entrevista exclusiva que concedió a PilarProductivo.

Durante la charla en las oficinas que tiene la empresa en Pilar, donde además de su sede central está el laboratorio genético, Vichera relató que «Nosotros hicimos un camino que fuimos construyendo con las técnicas de clonación. En principio eran muy ineficiente porque no es una reproducción natural, lo que nosotros hacemos es una reproducción asexual, en donde no se utilizan espermatozoides. Esa baja en la productividad se manifiestan en nacimientos que no son viables. En ese punto estaba la clonación equina cuando nosotros fundamos Kheiron. Y nuestros primer objetivo fue hacer viable la productividad y la sanidad de los animales».

Y agregó: «Nuestro objetivo fue que nazcan sanos y que no mueran. Y cómo hicimos, nos asentamos en un plan de investigación y desarrollo constante desde la empresa, fuimos modificando ese proceso de clonación. Ese material genético es la materia prima para hacer clones y nosotros encontramos que ese ADN debía ser de células madres. La biopsia que hacemos es en la médula ósea y con esto logramos que todos los animales que clonamos nazcan y sean sanos».

Hasta el 2016, la mitad de los clones de caballos tenías alguna patología o problema. A partir de ese momento, Kheiron logró duplicar esa producción a partir de la clonación a partir de las células madres y así «nos convertimos en la empresa Nº1 en producción de clones equinos».

«Mantener ese nivel de productividad también esta relacionada con los precios. Porque vos estas dando un servicio de clonación, de multiplicación de vientre, que compite con el valor de mercado de las yeguas y los padrillos en general. Mientras vos tengan un precio competitivo, es nivel de productividad lo vas a mantener. Un caballo clonado tiene la misma perspectiva de vida que un caballo de gestión natural. Cuando se clonó la oveja Dolly, que murió joven, se pensaba que era por un envejecimiento de las células del animal de origen, pero la ciencia demostró que ese reloj biológico se resetea y vuelve a cero».

– ¿Se puede hacer clones de clones?

– Las pruebas primero siempre se hacen en ratones y ahí pudieron clonar hasta 25 generaciones Nosotros ya hicimos clones de un clon y vive perfectamente. Si tomas una muestra de ADN de macho, el clon es macho

– ¿Y la evolución a futuro como empresa?

– Nosotros tenemos los mejores jugadores de polo del mundo y también los mejores caballos.  Contribuimos a clonar a esas yeguas que son de elite y le damos una descendencia de alto valor genético. Con esos clones vos aseguras una fábrica caballos de alto rendimiento. También la Argentina es unos de los mayores exportadores de carne equina y eso nos permite tener libre disponibilidad de óvulos para la gestación de los clones. Esto lo digo porque si no tuviéramos esa disponibilidad, sería muy difícil cerrar el círculo. Yo vengo de la ciencia, nosotros estamos ahora optimizando el proceso de la clonación que estamos viendo hacia donde va esa tecnología, y creemos que el próximo paso es la modificación genética, para mejorar los animales. No solo lo queremos replicar sino que queremos mejorarlos aun mas. Por ejemplo, la masa muscular que se necesita para un determinado deporte. Nosotros estamos muy avanzados en estas dos tecnologías, el de los clones y en la modificación genética, pero hay un paso que hay que resolver que es la legislación vigente y los permisos.

– ¿Que le falta a los laboratorios biotecnológicos crezcan y se desarrollen?

– Los profesionales que trabajan con nosotros tienen buena formación y muchos de ellos ya tienen el doctorado. Trabajamos con Universidades y centros de I+D como el Fleni. Lo que hace falta es financiación para sostener los procesos de investigación a largo plazo. la Argentina invierte el 0,5% de su presupuesto en ciencia. Pero ese 0,4% lo hace el estado y el 0,1% la empresa privada. En el Mundo, con países que imvierten entre el 1,5% y el 2% de su PBI en ciencia, el 75% de esa inversión es de la empresas y a ese modelo debemos ir.